El trefilado de acero

En SEBIR somos expertos en la transformación del acero mediante la estampació en frío. Llevamos más de 50 años de experiencia en el sector, mejorando y perfeccionando nuestros servicios con cada año que pasa. Entre todos los procesos en los que nos hemos especializado, hoy destacamos el trefilado de acero.

 

El trefilado de acero

El trefilado de acero es un proceso a través del cual se reduce una pieza de alambre, pudiendo alcanzar una reducción del 90% en función de las características de las barras que se van a trabajar. En SEBIR disponemos de las mejores máquinas trefiladoras, las cuales son capaces de operar desde 1,80mm hasta 42mm.

Así, el trefilado de acero es un proceso que permite trabajar con gran precisión y calidad el alambre, consiguiendo volverlo más delgado y otorgandole grandes beneficios para el material como la mejora de su estructura metalográfica y teniendo la oportunidad de producir secciones de gran delgadez

 

Aplicaciones del trefilado de acero

El trefilado de acero incluye un gran número de aplicaciones como podría ser el cableado eléctrico, los elementos estructurales con tensión, clips, resortes, ruedas e incluso instrumentos de cuerda. Se trata de un proceso con un gran número de utilidades. 

Por muy parecidos que parezcan ambos procesos, el trefilado y la extrusión son métodos completamente diferentes. Mientras que en la extrusión se empuja el alambrado, en el trefilado se tira de este a través de la matriz. Normalmente, esta tarea se realiza en un entorno con una baja temperatura ambiente, aunque en el caso de los cables grandes esto puede variar. 

 

El proceso de trefilado 

El trefilado de acero no es un proceso de gran complejidad como otras técnicas. Lo cierto es que todo viene determinado en función del tubo de alambre, la pieza que queremos reducir. En SEBIR trabajamos con unas calidades específicas que nos permiten crear piezas para una gran variedad de usos en distintas industrias

Lo primero es decapar el material para eliminar los óxidos de hierro procedentes del proceso siderúrgico.

SEBIR trabaja dos procesos de decapado:

  • Método mecánico 

Durante este proceso, se deforma el alambre a través de rodillos para que la calamina, que no es deformable, se desprenda de su superficie

  • Método químico

Suprime la calamina a través de la disolución de los óxidos de hierro en ácido.

Una vez preparado el alambre, lo pasamos a través de la matriz del troquel y tiramos de él. Cuanto más pequeño es el agujero de la matriz por el que pasa, más larga será la varilla. Para establecer el tamaño adecuado, pasamos el alambre por diferentes agujeros cuyo radio ya está indicado. 

Al realizar el trefilado es importante que la máquina no se sobrecaliente y que tanto la tensión como la velocidad del alambre sea constante durante todo lo que dura el proceso.

Para el trefilado se requiere un material adecuado y conocimiento sobre cómo usarlo. Existe una gran variedad de bancos de trefilado para adaptar el proceso a nuestras propias necesidades y así poder reducir todo tipo de tubos, desde hilos ovalados, planos o media caña, entre otros. 

 

Variables a tener en cuenta durante el trefilado

A la hora de realizar el proceso de trefilado se deben tener en cuenta algunos factores como los tiempos de duración, el control de velocidad, la pérdida de la tensión, los requisitos característicos de cada material, los periodos de inactividad o, incluso, la gestión de los desechos y material reutilizable que se genera a lo largo del proceso y que normalmente son ignorados debido a la rapidez de realización.

 

La lubricación del trefilado 

Para mantener un buen acabado y asegurar un buen estado del troquel y la matriz es de suma importancia mantener una lubricación adecuada durante el proceso de trefilado. Para ello, hay diferentes formas y tipologías para garantizar el lubricado. 

Los métodos más comunes son la embutición en húmedo, donde el alambre es bañado en el lubricante; el trefilado en seco, en el que la varilla atraviesa un recipiente de lubricante; y el recubrimiento metálico, que se utiliza un metal blando que actúa como lubricante, recubriendo gran parte del tubo. 

 

Tipos de bancos y máquinas de trefilado

Existe una amplia variedad de bancos y máquinas de trefilado, aunque los más comunes son los hidráulicos y los de doble cadena.

  • Equipos hidráulicos. Admiten un amplio número de materiales y utilizan la energía hidráulica para mover el alambre hasta el troquel. 
  • Equipo de doble cadena. Este tipo trabaja con barras, alambres y tubos. También permite mejorar el acabado y resistencia del alambre a partir de matrices internas. 

 

Diferencias en los tipos de trefilado

Existen pequeñas variaciones entre el trefilado de varillas y el trefilado de alambre debido al tamaño del material que se desea manipular. El trefilado de varillas se refiere a los procesos en los que el objeto es de acero redondo. En cambio, el trefilado de alambre se aplica a partir de alambrón de acero.

 

Los beneficios del trefilado final

Podemos encontrar otro tipo de trefilado de alambre, el trefilado de acero final, o también llamado skinpass. Esta tipología es un proceso sostenible debido a sus bajas emisiones de CO2, sólo 83,4 kg por tonelada de alambre, lo que la convierte en una alternativa ideal a otras metodologías empleadas para trefilar. 

El skinpass posibilita la creación de alambres que pueden llegar a resistir una gran deformabilidad. Esto es posible debido a la inyección de una gran dosis de lubricantes una vez el alambre ha sido fosfatado. Este material adquiere una gran flexibilidad y resistencia, pero requiere una constante lubricación a la hora de ser estampado. 

Además, el trefilado de acero permite enderezar alambres previamente deformados, como por ejemplo las piezas que han sido recocidas, o, por el otro lado, evitar la creación de pequeñas grietas y hendiduras en la superficie del material. Sin duda alguna, se trata de un método ideal para alargar su vida útil y evitar las consecuencias del desgaste.

Sobre nosotros