¿Qué es el acero decapado?

El acero decapado, como su propio nombre indica, proviene de un proceso donde se elimina los óxidos de hierro del material, el decapado. Esta operación tiene la finalidad de eliminar la calamina que, debido a su gran dureza, puede llegar a provocar imperfectos en las herramientas, como desgastes prematuros. Por este motivo, se suele realizar previamente al trefilado.

 

Procesos para conseguir el acero decapado

SEBIR emplea dos procesos para realizar el decapado de acero. El primero es el método químico, el cual a través de una disolución en ácido del óxido del hierro se logra eliminar la calamina. Esta metodología es la más utilizada debido a su eficacia limpiando superficies, las cuales restan completamente alisadas y uniformes. 

El otro sistema es el decapado mecánico, mediante el cual se quiebra la calamina para que se desprenda de la superficie del material a través de una deflexión en el alambre a partir de un rodillo. Este proceso es sostenible y permite disminuir las emisiones de CO2, hecho que la convierte en una alternativa acorde a los valores y responsabilidad medioambiental de SEBIR.

 

Ventajas del decapado de acero mecánico

El decapado de acero mecánico posee una serie de ventajas que lo diferencian del químico. En este tipo de procedimiento utiliza un rodillo en vez de ácidos, por lo que la metodología y sus propiedades son muy diferentes. 

SEBIR utiliza el decapado mecánico debido a su compromiso con el medioambiente, ya que es un proceso con bajas emisiones de CO2 y no requiere de productos químicos.

 

SEBIR, especialistas en estampación en frío

El decapado de acero es uno de los múltiples procesos y servicios que SEBIR realiza. A través de diferentes estaciones de estampación en frío se transforma el alambre preparado previamente a partir de los punzones y matrices de las maquinas. De esta forma se obtienen piezas especiales y materiales fundamentales para un gran número de industrias como podrían ser tornillos, remaches, clavos y otros elementos.

El acero para estampación en frío posee un gran número de ventajas:

  • Menor coste energético en comparación a la estampación en caliente.
  • Desgaste mínimo de las máquinas.
  • Mayor velocidad de producción.
  • Menor generación de residuos, ya que durante la deformación no se pierde material.

 

Nuestra experiencia de más de 50 años en la fabricación de acero para estampación en frío nos avala. Contacta con nosotros

Sobre nosotros